Inicio > Uncategorized > El hábito azul franciscano

El hábito azul franciscano

san antonio azul san mateoSan Antonio de Padua, cuando va a ser reconfortado por el Niño Jesús.  Altar de Jesús Redentor del Mundo, frente al Sagrario de San Mateo

Con motivo de subir fotografías de nuestros Santos a mi perfil de facebook, alguien hizo un comentario de que antaño los franciscanos vestían de azul.  Y entonces, como en un sueño, recordé que, de niño, San Antonio aparecía en su Hornacina, como ahora, pero ataviado de una túnica azul.  Alguno de los fieles usuarios del perfil de EL PARIGOLÓN en FACEBOOK me aclararon el motivo.   A continuación transcribo un artículo firmado por Coralia Anchisi, que se puede leer en el enlace que se facilita al final de esta entrada.   Los albores de la Orden franciscana se remontan al S. XIII cuando su fundador, San Francisco de Asís, decidió dedicar su vida a la contemplación y el servicio de Dios. Entre los principios que pregonaba estaban la humildad, la obediencia y la castidad.  La indumentaria que vestían reflejaba estas normas.  Se confeccionaba con géneros de lana  de color natural. En esta época los tintes se consideraban un lujo y no estaban al alcance de las personas sencillas. Generalmente se usaban el blanco y  el negro, que le daban a la tela una tonalidad grisácea o parda; más bien “cenicienta”, muy distinta a la de color marrón que se utiliza hoy en día. Esta túnica se ceñía a la cintura con un cordón de tres nudos que simbolizaban los tres votos a los que los religiosos se comprometían al momento de ordenarse.  En el S. XVI, los seguidores de Francisco de Asís viajaron al lado de los colonizadores y conquistadores españoles para convertir a las almas del Nuevo Continente al cristianismo.  Con el paso del tiempo, los hábitos sencillos y burdos con los que habían dejado Europa se deterioraron  y como en América aún no había ovejas, era imposible reponer los géneros de lana dañados o confeccionar otros nuevos. El investigador José María Iraburú comenta en un  artículo sobre la conquista y colonización de los aztecas que por  “Ropa apenas tenían otra que la que llevaban puesta, y como no encontraban allí sayal ni lana para remendar la que trajeron de España, que se iba cayendo a pedazos, acudieron al expediente de pedir a las indias que les deshiciesen los hábitos viejos, cardasen e hilasen la lana, y tejieran otros nuevos, que tiñeron  de azul por ser el tinte más común que había entre los indios”.  Otros autores como María Sten de la Universidad Autónoma de México, consideran que el hábito azul que usaron  los frailes distaba mucho de ser un modelo de humildad; en su opinión, los frailes utilizaron el azul como una estrategia para impresionar a los indígenas al vestir un color que estaba asociado con ciertas deidades precolombinas y la casa real de Texcoco, uno de los linajes más importantes de México.  Lejos de haber sido escogido para identificarse con la gente humilde,  pretendía impresionarlos, identificándose con Huitzilopochtli, uno de los dioses aztecas más importantes a quien se asociaba con este color. Esta era una forma de acabar con las creencias y costumbres antiguas para reencauzarlas hacia la nueva religión.  Otra práctica similar fue la de edificar iglesias cristianas sobre los templos paganos, sustituyendo la idolatría por el catolicismo.  En América se usaron tanto los hábitos pardos o grisáceos de Europa como los azules que se extendieron desde México hasta Chile.  Aunque los investigadores aún no se han puesto de acuerdo sobre el origen de estos hábitos, es un hecho que se originaron en América y fueron usados por los misioneros que llegaron al continente.  (información extraída de http://preguntasantoral.blogspot.com.es/ ) .   No sé si alguien también recordará a San Antonio vestido de AZUL; según he podido averiguar, un fraile de los que son enviados a nuestra Ciudad, tuvo la desafortunada idea de pasar a tercipelo marrón los bordados de aquella túnica azul de San Antoino.  En la cabecera de esta entrada se reproduce una instantánea de la talla decorativa del Altar del Redentor del mundo, frente al Sagrario de San Mateo.  Ahí aparece, además de en extraña representación (arrodillado y recibiendo el reconforte del Niño) un precioso San Antonio vestido de azul.

claustro frailesClaustro del convento franciscano de Lucena
ALABADO SEA JESÚS SACRAMENTADO
BENDITA SEA LA INMACULADA CONCEPCIÓN DE LA VIRGEN

Anuncios
Categorías:Uncategorized
  1. gabriel rivera madrid
    9 enero, 2014 en 20:42

    de donde es el retablo de la foto con el san Antonio y el niño?

    • 19 enero, 2014 en 22:08

      Hola Gabriel. Perdone que haya tardado en contestar. Está en el retablo del Redentor del Mundo (creo que su nombre oficial es de la Virgen de la Cabeza), frente al Sagrario de San Mateo, en Lucena.

  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: